Aviso. Google obtendrá datos personales de las personas que lean este blog sin que yo pueda hacer nada para evitarlo. Se puede evitar usando una aplicación para el navegador, como Ghostery para Mozilla Firefox.

domingo, 28 de febrero de 2010

La Sabina

Esto es lo mas importante que yo aprendí de mi contacto con la sabina "da mucho y pide poco".
En efecto, la sabina vive en todo lo peor. El peor suelo, el peor clima. Si las condiciones del suelo (mas fértil) o climáticas (mas humedad, temperaturas menos extremas) son mas favorables, entonces son otros los árboles que encontrarás. En lo peor, crece la sabina, y no son pequeñas. Si se las deja crecer, pueden llegar a formar bosques cerrados. Son árboles verdes, de hoja perenne, tanto en verano como en invierno.
Y sin embargo, es mucho lo que ofrece, a saber:
sombra en el verano
refugio en el invierno
protección para la lluvia, no te mojarás debajo de una buena sabina
frutas para algunos pájaros en pleno invierno
buena y olorosa leña
buena para vigas en construcción, el corazón rojizo de la madera de sabina no se pudre nunca
las ramas son alimento para el ganado y los animales salvajes
las ramas verdes se usan como techumbre
las ramas verdes arden con facilidad, son muy buenas para encender un fuego y calentarse en dias de invierno
Todos en la Naturaleza se benefician de ella, con un único truco, los pájaros que comen sus frutos le sirven para diseminar sus semillas, que sin pasar por su tracto digestivo, no germinarían.
La sabina es un árbol orgulloso. Muestra su buen porte en donde ningún otro árbol puede hacerlo. Y además es un árbol generoso.
Es un arquetipo de las gentes de Molina de Aragón, donde yo viví tantos años. Vivir en el sitio con el clima mas riguroso de toda España con orgullo, con independencia, dispuesto a ayudar pero sin pedir ayuda. Sin buscar refugio, sin excusas. Aquí estoy yo. Sobrevivo y crezco en las condiciones mas duras.
Desde una óptica pagana, es un árbol polar porque existen machos y hembras. Es un árbol de invierno porque los frutos aguantan durante toda esta estación sirviendo de alimento a los pájaros propagadores. La floración es en febrero - marzo, después de nuestra fiesta de la Concepción. Ver las sabinas macho repletas de polen es el primera señal que anticipa el fin del invierno y muestra el regreso del Dios a este mundo después de su Sacrificio con renovadas energías.