Aviso. Google obtendrá datos personales de las personas que lean este blog sin que yo pueda hacer nada para evitarlo. Se puede evitar usando una aplicación para el navegador, como Ghostery para Mozilla Firefox.

viernes, 19 de marzo de 2010

Encuentros en la tercera fase

A veces, la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida... como la canción, y como en la película, ocurren los encuentros en la tercera fase.
Me refiero a los encuentros casuales entre personas que se necesitan mutuamente y se dicen o se dan justo aquello que necesitan. A veces, esto puede desembocar en una relación duradera pero yo no me refiero ahora a eso, que es otra cosa. Me refiero a esos chispazos que suceden entre las personas, momentos en los que se entienden a las mil maravillas y son capaces de sintonizar y crear algo juntos.
La cosa no suele durar mucho tiempo. Puede que esas personas no se vean nunca mas. O pueden que se vuelvan a encontrar otra vez en la tercera fase.
A mi me suele pasar esto con mi amigo Eduardo. Nos queremos y nos odiamos a la vez. Nos juntamos en la Universidad. Hicimos una asociación de estudiantes y un par de locuras juntos. Nos volvimos a ver en Madrid años después, cuando la casa ocupada. y luego mas tarde en Cuenca e hicimos una asociación de agricultores ecológicos. Que los dos dejamos después, claro, pero funcionando. Entre medias, no sabemos nada el uno del otro.
En mi vida pagana, siempre han aparecido los seres de la tercera fase. Una canadiense, una americana, un holandés... personas que surgieron justo en el momento en que los necesitaba y desaparecieron un tiempo después. No tengo mas que gratitud y un buen recuerdo de ellos.
Y curiosamente, siempre desaparecen en el momento en que deben desaparecer, para dejar hueco a nuevas experiencias y nuevas oportunidades de crecimiento. Aún sintiendo su ausencia, su desaparición es justo lo que me abre nuevos caminos, así que bien desaparecidos están. Solo espero que ellos hayan aprovechado mi compañía como yo la suya.

La Llamada del Camino

¿Qué es lo que mueve a una persona a desplazarse e iniciar el Camino de Santiago? En algunos casos está claro, una promesa, una penitencia o un deseo de obtener el perdón católico. Pero en otros no lo está tanto. Personas que no son especialmente religiosas, que no tienen un motivo claro para empezar el Camino, lo hacen.
Esto es lo que yo, y no solo yo, llamamos "la llamada de las estrellas".
Se trata de un deseo que se convierte en necesidad, sin una explicación clara para ello. Se trata de "tengo que hacerlo" y no puedo resistirme mas. Tengo que dejarlo todo atrás y aventurarme en lo desconocido. Sin importar las dificultades o los inconvenientes.
Normalmente ocurre después de pensarlo mucho. Tras años de pensar en el Camino. Llega el momento en que hay que hacerlo.
Las personas que así son "llamadas" a hacer el Camino sufren tras hacerlo cambios drásticos en su vida, en su comportamiento, en su manera de entender las cosas. A veces sucede que su vida cambia de modo radical, cambio de residencia, de trabajo, de pareja... otra veces no, pero el modo de entender la vida, su actitud ante el mundo, cambia.
Este fue mi caso. Ni yo mismo me daba cuenta, hasta que mi novia de entonces me dijo un día, "ni tu mismo te diste cuenta de lo mucho que cambiaste" Era otra persona. Y después de los años, me sigo sintiendo peregrino, cualquier cosa que sea eso.
El Camino es un camino iniciático. La llamada de las estrellas o el empujón de los Dioses supone empezar el camino del Loco del tarot. Visualizando la carta del Loco, es como si te dieran un empujón y te tiraran al abismo. Alguien sabe que en ese momento estás preparado para sobrevivir y aprender. Es tu momento. Y una vez empiezas a andar, ya no puedes parar, hasta que el mar te pare.

Matriarcado en la Antigüedad

Nunca me he creído del todo las teorías sobre el matriarcado en la antigüedad. Pienso que los arqueólogos e historiadores que la sostienen anteponen sus ideas personales a la ciencia. Recientemente ha ocurrido un descubrimiento que creo apoya mi desconfianza.
http://www.elpais.com/articulo/cultura/enigma/novias/Dolmen/Montelirio/elpepicul/20100318elpepicul_4/Tes
Se trata de un dolmen de 4500 años de antigüedad, contemporáneo de Stonehenge y tantos otros. Y bien, es un jefe o persona principal de género masculino enterrado con sus súbditos, que incluyen 19 mujercitas, seguramente todos sacrificados a la muerte del jefe.
El artículo hace referencia a una tumba en Ur, Mesopotamia, actual Irak. La escena es la misma, el jefe enterrado junto con sus súbditos, posiblemente sacrificados a la muerte de este. Pero en este caso, el jefe es jefa, género femenino. Se desconoce el número y condición de los sacrificados por haber sido saqueada la tumba lamentablemente.
Por tanto, este es un comportamiento social que no depende del género. Visto con los ojos de hoy, diríamos que es un problema de derechos humanos o de abuso de poder. El paganismo no ha sido siempre una religión de amor y flores.
No deja de sorprenderme a pesar de lo frecuentemente que sucede, como parecidos comportamientos se repiten a lo largo de la geografía en el mismo periodo de tiempo. Parece como si existiera desde siempre un hilo conductor o nexo de unión entre todas las tierras desde Mesopotamia hasta la península ibérica.

domingo, 14 de marzo de 2010

El arte de la conversación

Pocas veces me ha pasado, pero cuando ocurre es un placer. Hablar con alguien que entiende y practica el arte de la conversación.
Conversar es crear. Se crean ideas, imágenes, sentimientos, planes, cualquier cosa, cuando la conversación es constructiva.
Existe también la otra cara de la moneda, la destructiva, cuando la conversación se convierte en un juicio, un yo se mas que tu o un no te creo nada y a ver donde te pillo. Esto es destructivo y también bastante desagradable.
Para construir conversando se necesitan dos personas que conscientemente sepan lo que están haciendo. Las dos son necesarias. Una escucha, y al escuchar, permite que el otro cree al hablar. El papel del que escucha es esencial. No solo permitiendo que el otro hable, sino también acompañandolo con una sonrisa, una mirada tierna y cómplice, un cuerpo que expresa aceptación e invitación. Esto no implica acuerdo o sumisión, sino la creación de la atmósfera que permite soñar, buscar y encontrar las palabras adecuadas, que fluyen casi sin que uno se de cuenta.
Por otro lado, el que habla debe ser consciente del regalo que le entrega el que escucha. La mejor manera de corresponder es sacando de uno mismo lo mejor que la cabeza y el corazón puedan dar y llegar a expresarlo en palabras. El orgasmo puede durar horas y es una experiencia magnífica que muestra lo lejos que pueden llegar dos seres humanos cuando hay conexión entre ellos.

martes, 9 de marzo de 2010

El modelo social europeo en riesgo

Estamos en el año 2.010.
Sueldos.
Colombia, de 100 a 300 euros mensuales, según la cualificación.
España. Administración pública. De 1.000 a 3.000 euros mensuales, según cualificación.
Leyes laborales.
Colombia. Hilarante por lo vergonzosas.
España. Un sistema de protección al trabajador.
Impuestos.
Colombia. Ridículos
España. Una buena cantidad.
Estado social.
Colombia. Casi inexistente.
España. Un sistema de protección social.
Precio de una lavadora.
Colombia, 400 euros
España, 400 euros.

Y dentro de Europa, España está a la cola en lo que a protección social se refiere. Sin embargo, sigue siendo un ejemplo en comparación con otros, muchos, la mayoría, de países en el mundo.
No me referiré ahora a una parte de como Europa consiguió su nivel de bienestar. Ya sabemos que fué el resultado de la explotación de otros y el salvajismo en muchos casos. Si quiero referirme y hacer un homenaje a nuestros abuelos, que lucharon en cien guerras, se organizaron en sindicatos y grupos políticos, en condiciones de libertades civiles mucho menores que las que tenemos ahora. Y ganaron. Gracias a ellos tenemos lo que hoy podemos disfrutar. Un sistema modélico en comparación con el resto del mundo de libertades y bienestar.
Creo que el sistema europeo, con Estados fuertes que regulan la economía y protejen al ciudadano, es el mejor posible. Asistimos estos días, con la así llamada crisis, al mas formidable ataque contra el sistema europeo jamás recibido. El aumento de la deuda pública imposibilitará que los estados puedan ejercer su función de reguladores y protectores, al carecer de medios económicos. De Estados fuertes podemos pasar a Estados débiles.
¿Dónde quedaron aquellos mensajes sobre la regulación del sistema capitalista, aquellos mensajes antiliberales, del comienzo de la crisis? En la caida de Grecia y veremos quienes la siguen, la competencia entre países (mi deuda es mejor que la tuya) y el sometimiento de los estados a las leyes liberales del capitalismo. Necesitamos dinero y el dinero lo tienen otros.
Hay dos factores que juegan en contra de Europa.
Uno es el papel como consumidores que los europeos han tenido a lo largo del último siglo. Los europeos tenemos dinero y lo gastamos, por tanto consumimos. En un mundo de pobres, es necesario el consumo para que la máquina capitalista funcione. Hoy en dia, otros países emergentes están restando a Europa su importancia en el consumo global. Países como China, Rusia, Brasil, India, etc han sumado muchos consumidores, clase media con capacidad de gasto, al panorama mundial. Los europeos ya no somos imprescindibles. Y estos países ofrecen un modelo donde todo vale, sin protección laboral, ni social, ni ecológica... un modelo bastante distinto al europeo.
Otro es la crisis de valores en Europa. Crisis de valores que se concreta en los siguientes puntos:
- La creencia de que el bienestar es un derecho. No lo es. El bienestar depende del dinero que se tenga. Por mucho que la constitución reconozca la asistencia sanitaria universal, si no hay dinero para hospitales, no hay asistencia sanitaria. Las cosas no caen del cielo milagrosamente.
- La falta de esfuerzo. Creemos que esto va a durar siempre y que podemos estar tranquilos. Esto no es cierto.
- No valorar lo que tenemos. La educación, la sanidad, las infraestructuras, los subsidios... son tesoros de los que practicamente nadie en el mundo disfruta y a nosotros nos parece lo mas normal. Pues no lo es. Al no valorarlo, tampoco lo cuidamos como debiéramos.
- Individualismo. No estamos organizados. No hay interés por las cosas públicas, por los sindicatos, por la política, por el asociacionismo. Esta falta de organización colectiva puede salirnos muy cara. Nuestros abuelos consiguieron todo esto porque estaban organizados. Hoy dia, no podemos responder al ataque porque no lo estamos.
- Falta de patriotismo, o dicho de otra manera, falta de sentido de tribu. No pensamos en lo que es bueno para todos, sino en lo que es bueno para cada uno. No pensamos en el bien común, ni en el mal común. Poca responsabilidad social en un estado que pretende ser social.

domingo, 7 de marzo de 2010

Rituales con presión sobre las personas

Un buen ritual debería terminar siempre con los participantes mas contentos y con mas energía que con la que empezaron el ritual. Uno debe acabar el ritual mejor que lo empezó. Si uno acaba un ritual mas cansado que como lo empezó, es tiempo de pensar que es lo que ha ido mal.
Puede ser que solo sea un fallo a la hora de administrar los tiempos en un ritual. Los descansos, la risa, el canto y el baile dentro de un ritual ayudan a que este se desarrolle mejor y los participantes puedan reponer energías, que surgen del propio Círculo, de ellos mismos o de la Tierra.
Pero existe el riesgo de que el ritual haya sido un ritual peligroso. Si durante el ritual ha existido presión sobre las personas, de modo que se hayan sentido mas o menos forzadas a hacer algo que no esperaban, podemos estar en este caso.
Como regla general, un ritual ha de ser transparente. Por transparencia entiendo lo siguiente.
Con antelación suficiente, los participantes del ritual han de conocer cual será su participación en el mismo, especialmente si esa participación es significativa. Antelación suficiente es, por ejemplo, un par de días antes del ritual. Antelación suficiente no es cuando la gente ya se ha reunido para celebrar el ritual o dentro del mismo. Esta antelación debe ser suficiente para responder afirmativa o negativamente a lo que a uno se le pide con libertad, libertad que puede no existir cuando la propuesta se hace una vez todos reunidos, por la presión del grupo y la situación.
La transparencia incluye también el mismo objetivo del ritual, el cual debe ser claramente establecido con antelación y respetado a lo largo del mismo.
El objetivo del ritual ha de ser uno concreto y conocido por todos, sin dobleces, segundas partes ni segundas intenciones.
Cuando esta presión sobre las personas existe, estamos ante el riesgo de que se puedan tomar decisiones que uno no tomaría en frío, sosegadamente, sino llevados por la misma presión ambiental.
Lo que uno dice dentro de un Círculo adquiere una importancia extraordinaria. Siempre debe decirse dentro exactamente lo que uno pensó fuera que iba a decir y tal cual se planeó. Por tanto, las ruedas de opinión, momentos en los que todos y cada uno de los presentes deben hablar, mostrar sus emociones, dar sus opiniones, pueden ser peligrosas, porque uno está diciendo algo que no planeó decir y quizás llevado por la presión ambiental puede decir algo que normalmente no diría.
El ambiente ceremonial y el hecho de decir algo ante testigos humanos y no humanos puede conducir a que algo que se dijo bajo presión se convierta en compromiso y llevado a la práctica.
A este respecto, tranquilos, porque los Dioses no os van a exigir que cumpláis algo que se formuló bajo presión y sin la necesaria libertad.
Respecto de los sacerdotes que organizan y dirigen ceremonias así, los hay de dos tipos, unos que hacen lo mismo que les enseñaron, sin actuar de mala fe y otros que son realmente peligrosos por manipuladores de la voluntad ajena.
Hay una serie de preguntas que sirven para desenmascarar a estos últimos:
1. ¿Tiene conocimiento el sacerdote que oficia de que existen otras alternativas? y si es así ¿por qué ha decidido actuar como lo hace, sin la necesaria transparencia?
2. De la manipulación efectuada ¿ha surgido algún beneficio para el que oficiaba?
3. En su vida privada, ¿actúa de manera transparente? ¿existen zonas de sombra? ¿cómo trata a los demás?

sábado, 6 de marzo de 2010

No es bueno que el hombre esté solo

Una vez escribí un cuento sobre dos tablas que estaban unidas por un clavo. Ambas deseaban separarse y vivir en su propia libertad. Con muchos esfuerzos consiguieron desclavarse pero entonces llegó el hombre y las volvió a unir, esta vez con dos clavos. Para que no se desclavaran mas.
El cuento concluía con una moraleja "ya sabéis porque los guardias civiles van por parejas o porque la familia es la base de la sociedad".
Los musulmanes tienen un dicho parecido, no es bueno que el hombre esté solo, porque el demonio actúa mas fácilmente sobre el. De hecho, cuando estás con ellos, no te dejan a solas ni un segundo, lo hacen por tu bien en su opinión. Es su modo de ser hospitalarios y cuidar de ti.
En este caso, hombre se refiere a varón, pero yo me refiero a cualquier género, claro.
En los trabajos, los compañeros sirven para vigilarse unos a otros. En la familia, la pareja se vigila mutuamente, así como a los hijos. Los vecinos se vigilan en los pueblos. Los conductores, en la carretera. Todos dispuestos a criticar al otro a la mínima que haga. El que dirán, la opinión de los demás sobre la propia conducta, condiciona las decisones. Por otro lado, la necesidad de compañía del tipo que sea, parece ser grande en el género humano. Pertenecer al grupo nos define y nos da autoestima.
Y yo me pregunto, ¿hasta que punto en los grupos paganos existe lo mismo? El grupo debería estar al servicio de los individuos y no al revés. Sin embargo, mucho de lo que hacemos en grupo está pensado hacia el servicio a los demás, o a unas ideas, incluso hacia el servicio a la naturaleza o a un país, grupo social o individuo concreto. La forma de actuar es bien por consenso, bien por decisión de algunos, o está ya establecida. Al menos, así ha sido para mi en todos estos años y eso que yo he sido bastante libertario.
En mi caso concreto, se une además la responsabilidad de ser depositario de una Tradición de wicca alejandrina, por mucho tiempo el único en España y el que tiene mas experiencia y la responsabilidad de transmitir esta Tradición a los demás en la manera mas pura posible. Servicio y responsabilidad. Una carga muy pesada.
Pero yo soy el Quique, una persona con su corazoncito, mis necesidades, mis defectos y mi modo de ser. ¿y yo qué? ¿no debería estar mi religión a mi servicio y no yo al servicio de mi religión?
Una cosa parecida me pasó tras el nacimiento de mi hijo. Fue un parto en casa y yo ayudé lo mas posible. Todo por el bien de la madre y el niño y al final, la misma sensación de vacío ¿y yo qué? ¿quién ha cuidado de mi?
El resultado, en aquella ocasión, fue el divorcio. Y mucho me temo que ahora es el momento de volar libre otra vez. Toca desclavarse. El proceso será duro, pero... hay que hacerlo. Seguro que el Universo me premia con alguna otra aventura.

jueves, 4 de marzo de 2010

El tio Conrado

El tio Conrado vivía en Escalera, mi antiguo pueblo. De el aprendí un par de cosillas. Ahí van.
Un día de invierno, de esos que hace frio de verdad, me lo crucé por la plaza del pueblo. Yo iba vestido con toda la ropa que tenía, anorak, gorro de lana, botas... y el tio Conrado con su chaquetilla y basta. Me dice "chico, ¿adonde vas tan abrigao?" y yo "es que hace frio" y el tio Conrado que me contesta "al frio hay que hacerle la contra" En eso pasaba por allí otra vieja del pueblo, la tia Fidela, que estuvo de acuerdo "hazle caso al Conrao, que es viejo".
Unos meses después fuí a casa del tio Conrado a llamar por teléfono. Sólo había un teléfono en todo el pueblo, que era público y estaba en su casa. Llego y le veo junto al fuego y con el anorak puesto. "Qué le pasa, ¿tiene frio?""Parece que me ha dado un no se que" me contestó y hablamos de cualquier cosa, lo típico de los pueblos. Murió a las pocas horas. Por abrigarse.
Al frio hay que hacerle la contra.

En otra ocasión, yo andaba de pastor con cuatro cabras. Las cosas de los hippies, todo el día en el monte para cuatro cabras... pero lo pasábamos bien. Yo tengo buen recuerdo de esos dias. Ya de vuelta para el pueblo, las cabras se paran en una finca llena de una hierba verde que yo no sabía lo que era. Las cabras se lo comían bien así que las dejé que comieran a gusto. En eso que llega el tio Conrado y se sienta a mi lado. Estuvimos hablando un buen rato hasta que se fue y yo seguí con las cabras. Cuando volví a casa después de cerrar a las cabras y ordeñarlas, me entero que esa finca estaba sembrada de pipirigallo, un tipo de alfalfa, y que el dueño era el tio Conrado. Estuvo sentado a mi lado, las cabras comiéndose su pipirigallo y no me dijo absolutamente nada. Nada de nada. Que vergüenza madre mía. Y que ignorante era. Si al menos me hubiera dicho algo, yo habría sacado a las cabras de allí inmediatamente, pero de este modo, aún no se me ha pasado la vergüenza. No se me olvidará en la vida. Y es que a veces, para enseñar, es mejor no decir absolutamente nada.

martes, 2 de marzo de 2010

Sobre los dioses o porque el odio no tiene Dios

Nunca me he sentido a gusto con ningún panteón. Mis compañeros de religión suelen escoger un panteón con el que trabajar, siendo el griego, egipcio y celta los mas afamados. O bien escogen una Deidad a la que dedicarse, esperando algún beneficio a cambio. O bien mezclan panteones diferentes.
Yo no. Prefiero pensar en "cosas de la Naturaleza" en vez de en panteones o deidades.
Una vez, hace muchos años, hice un pequeño experimento sociológico con el panteón celta. Separé las atribuciones de deidades masculinas y femeninas. El resultado fue lo que la sociedad de aquel momento entendía como rol femenino y rol masculino. Hoy día consideraríamos a la sociedad celta como una sociedad machista. Un experimento parecido puede hacerse con otros panteones y el resultado será el mismo, un retrato de la sociedad de la época.
¿No sería mas correcto retratar nuestra sociedad? ¿O aún mejor nuestra propia visión del mundo? ¿Y por tanto crear un panteón para la sociedad actual o incluso mejor para uno mismo?
Otro ejemplo, definiendo amor como atracción entre las personas y odio como repulsión entre ellas, en el mundo existe tanto odio como amor. Sin embargo no existen deidades para el odio y si para el amor. La explicación es que no solo el ser humano crea panteones que retratan la sociedad en la que vive, sino también escoge para crear deidades aquellas características de la Naturaleza con las que se siente mas cómodo y le hacen la vida mas amable. Nadie quiere odio y todos quieren amor.
Se puede argumentar que existen deidades guerreras, pero es que hay guerras y habiendo guerras, es mas útil ganarlas que perderlas.
Se puede argumentar que existen deidades relacionadas con la muerte, pero es que hay muerte y entonces es mas útil llevarse bien con ella y tratar de generar todo tipo de historias de vida después de la muerte, renacimientos, reencarnaciones... con el único fin de hacernos la vida mas amable.
Los panteones clásicos son una selección de aquello que existe en la Naturaleza y además nos gusta o nos es útil.
Sin embargo, en mi opinión, amar y venerar a la Naturaleza supone amar y venerar a toda Ella. Aquellos que solo aman a una parte, la que les resulta mas amable o mas útil, olvidando lo demás que también existe, en realidad no aman o veneran a la Naturaleza sino a una imagen artificial que han generado de Ella.
Los panteones clásicos nos apartan de la Naturaleza.
Durante mucho tiempo, yo he pensado que la mejor solución era crear un panteón personal. Ahora pienso que eso es una tarea ardúa e inútil. Lo mejor quizás sea aceptar a la Naturaleza como es con todo lo que tiene y llegar a acuerdos puntuales según lo que se requiera en cada momento.
Y de algún modo se que aún tengo que dar un paso mas allá pero me da miedo darlo.... quizás me falte confianza en mi mismo.

lunes, 1 de marzo de 2010

Sobre la confianza

Hace mas de 20 años que no se nada de él, pero G. fue el primer brujo que conocí. Era bueno en videncia, en sentir como son las cosas y era bueno en filosofía y frases lapidarias. Una de ellas, a la que voy a dedicar este artículo, era "si no confías en mi es que yo no puedo confiar en ti".
En efecto, he podido comprobar a lo largo de estos años cuan cierta es la frasecita en cuestión. Si alguien no confía en ti, mantente alerta, aléjate si puedes, porque tarde o temprano te van a herir en tus buenas intenciones. Por buenas intenciones entiendo tratar de demostrar al otro que está equivocado, darle todas las señales de amistad posibles, confiar en él. No servirá de nada.
La confianza es un sentimiento irracional. No atiende a explicaciones, o se tiene o no se tiene. Es como el amor en cierto sentido. No hay garantías de ser correspondido. Es como sembrar maíz en el desierto.
He comprobado que lo opuesto es también verdad. "si yo no confio en ti, tu no puedes confiar en mi" y que he herido a personas que me ofrecían confianza en vano.