Aviso. Google obtendrá datos personales de las personas que lean este blog sin que yo pueda hacer nada para evitarlo. Se puede evitar usando una aplicación para el navegador, como Ghostery para Mozilla Firefox.

viernes, 18 de febrero de 2011

Como apareció al arco iris

En los días de la gran sequía, Nunkchat, el gran búfalo, estaba enfadado. Junto a su gran manada, se movía de un lado a otro de la pradera en busca de hierba sin encontrar gran cosa. Los búfalos tenían hambre y estaban irritados. Pateaban el suelo con toda su fuerza y la Tierra misma se estremecía. A cada pisotón de búfalo enfadado, la tierra se alejaba mas de la nubes y la lluvia se hacía mas escasa.

Y los búfalos se enfadaban mas y pateaban mas y las nubes se alejaban mas de la tierra.

Y los demás animales se enojaron con los búfalos, creyéndoles culpables de la sequía. Les atacaban, les molestaban o les ignoraban. Los búfalos, viéndose acorralados, se sentían incomprendidos y se enfurecían aún mas. Cada vez mas pisotones, cada vez mas sequía.

Entre la furia de unos y otros, las fuentes dejaron de manar y los ríos se secaron. Empezaron a verse los primeros cadáveres, no solo de búfalos sino de todo tipo de animales. Las nubes, horrorizadas del espectáculo, cada vez tenían menos interés en acercarse a la tierra.

Y la sequía llegó al Bosque Encantado, donde viven las hadas. Las hadas, viendo faltar el agua, enviaron a sus exploradoras al reino humano, para averiguar si había algún problema. Por largo tiempo, las hadas habían vivido en su Bosque sin entrar al reino humano. Cuando las exploradoras volvieron e informaron del problema, el consejo supremo de las hadas se reunió.

El consejo decidió que la furia y la sinrazón de los animales podía hacer que una sequía pasajera se convirtiera en permanente y acordó actuar. Las hadas de los siete colores volarían en el cielo formando un arco y esa sería la señal para la magia de las hadas. Todas ellas se aplicarían sobre los animales para hacerles apreciar la belleza del arco de colores. Convinieron en que era mejor contar con Nunkchat como aliado y le informaron del plan.

Las ninfas de las fuentes del Bosque Encantado tendrían un papel esencial en el plan. Las hadas enviaron una mensajera a parlamentar con ellas y acordar una acción conjunta.

Las hadas además acordaron no estar tan separadas por tan largo tiempo del reino humano y idearon un sistema para ello.

A la hora señalada, las hadas de los siete colores partieron hacia el cielo del reino de los humanos. El arco que formaron fue tan espectacular que casi no necesitaron que Nunkchat parara de patear y mirara al cielo, bramando para avisar a los búfalos. Todos se quedaron maravillados de la belleza del arco en el cielo que inmediatamente olvidaron su hambre y su furia.

Las restantes hadas influyeron en que los demás animales advirtieran la presencia del arco en el cielo y su efecto fue inmediato. Todos admiraban la belleza y olvidaron las disputas.

Y por un segundo, simultáneamente en todo el reino de los humanos, se hizo la paz y se admiró la belleza.

Ese era el momento que esperaban las ninfas, que habían viajado hasta las nubes. Acercaron las nubes a la tierra y se puso a llover.

Y desde entonces, cuando llueve y hace sol, las hadas de los siete colores salen a formar el arco que tanto maravilla. Desde entonces, el arco iris nos detiene en nuestro diario quehacer, problemas y disputas y por un segundo, admiramos la belleza.

Y Nunkchat, el que habló con las hadas, perdió el color en su pelaje y se convirtió en el búfalo blanco, pero eso es otra historia....

domingo, 6 de febrero de 2011

Santa Águeda

La festividad de Santa Águeda se ha celebrado estos días en mi pueblo, así como en muchos otros lugares de España. La cosa consiste en que las mujeres “toman el poder” en el pueblo. El alcalde hace entrega del bastón de mando a una mujer durante este día. Las mujeres no cocinan ni hacen nada en la casa durante este día. Se visten con el traje típico local y tienen sus celebraciones, entre ellas, sacar a la Virgen a dar un paseo fuera de la iglesia.

A los hombres se les suele ver en los restaurantes o haciendo barbacoas, demostrando de este modo que son incapaces de llevar una casa, al menos por un solo día.

Aparentemente es una celebración feminista, pero en mi opinión no lo es. No me gusta esta fiesta.

Para que las mujeres “tomen el poder” es necesario que no lo tengan. Para que los hombres “cedan el poder” es necesario que lo tengan. Si hubiera una mujer alcaldesa ¿qué sentido tendría ceder el bastón de mando a otra mujer? Para que la fiesta tenga sentido, es necesario que el alcalde sea un hombre. Y efectivamente así ha sido durante siglos. Y para que se perpetúe la fiesta, considerada tradición, es necesario perpetuar el status quo según el cual, un hombre ha de ser alcalde. Efectivamente, los dos candidatos para las próximas elecciones son varones y uno de ellos será el elegido.

Resulta patético ver a los hombres renunciar a hacer las labores del hogar aunque sea por un solo día. Parecen decir, ese no es nuestro terreno y no queremos entrar ahí. Así como resulta patético ver a las mujeres conformarse con el rito de “tomar el poder” y escaparse de la casa por un solo día y volver para hacer lo que el hombre dejó sin hacer, doble de trabajo y luego seguir así el resto del año. Parece que el rito solo confirma que cada uno conoce cual es su lugar, el hombre a la cosa pública y la mujer, trabajadora o no, a la cosa privada. Ambos parecen querer escapar de responsabilidades que estiman que no les conciernen.

La festividad de Santa Águeda tiene un origen pagano, anterior al cristianismo. En estos días se celebra la fiesta pagana de Imbolc, la fiesta de la concepción, del inicio de la vida. En el rito pagano, se concede especial importancia al rol de la sacerdotisa y la Diosa. La mujer tiene un papel destacado porque lógicamente la concepción tiene lugar en el útero materno.

Sin embargo, tanto desde el punto de vista del paganismo como de la sociedad en general, cabe preguntarse ¿qué transformaciones tienen lugar en el hombre tras la concepción y posterior gestación de la mujer? ¿puede hablarse de concepción y gestación masculinas? y por tanto, ¿cómo es, si existiera, el parto masculino?

Mi opinión es que al hombre se le aparta culturalmente desde el principio de las labores familiares y del hogar, y que se siente ajeno a ellas porque desde el principio piensa que los hijos no son cosa suya y que eso es algo extraño a él.

¿Qué pasaría si se demostrara que no es tan ajeno a lo que está sucediendo? ¿qué el hombre sufre sus propias transformaciones desde el mismo momento de la concepción? Pasaría que la sociedad entera, hombres y mujeres, tendrían que aceptar un nuevo papel para el hombre dentro de la familia. Es la segunda revolución pendiente. La primera, la entrada de la mujer en la cosa pública, está a medio hacer. La segunda, la entrada del hombre en la cosa privada, supongo que empezará algún día.