Aviso. Google obtendrá datos personales de las personas que lean este blog sin que yo pueda hacer nada para evitarlo. Se puede evitar usando una aplicación para el navegador, como Ghostery para Mozilla Firefox.

miércoles, 13 de agosto de 2014

Punto de inflexión


El punto donde una curva cambia de dirección y atraviesa la tangente. Siempre me ha apasionado el estudio de estos puntos críticos. Este es un ejemplo, el punto donde una curva deja de ser una curva para ser nada y a continuación convertirse en otra curva totalmente diferente. Es el punto crítico de cambio. Eres, dejas de ser, eres otra cosa.

Otro momento crítico que no existe pero que supone un cambio. La definición de los números. ¿Donde está el límite entre el cero y el uno o entre el uno y el dos? Es un límite infinitesimal que no existe. Por tanto, los números tampoco deduje. Toda la matemática, toda la ciencia, está basada en una ficción. Es normal, por convenio, se suele decir, para poder seguir adelante. Toda la ciencia es mentira y sin embargo funciona.

El caso anterior es un caso estático. 0,9 0,99 0,999 0,9999 0,99999 y ya puedes añadir todos los nueves que quieras que nunca llegarás al uno. Pero el uno ahí está no se mueve.
Incluyamos el factor tiempo en la ecuación. Tenemos un punto de inflexión. Como el comportamiento de una partícula a lo largo del tiempo o el comportamiento de una persona a lo largo de su vida.

¿Cuantas veces morimos en una vida? Yo creo que muchas. Una por cada vez que cruzamos la tangente. Yo nos lo decían en la escuela “no te salgas por la tangente”, avisando. Porque es muy bonito cruzar la tangente y entrar en otro fenómeno dinámico curvilíneo estable. Pero... ¿y si es inestable? ¿será eso la muerte? ¿una descomposición por caos?

Sabemos que una partícula aparece y desaparece porque está asociada a una cantidad de energía, a una vibración. Hasta tal punto que no es posible determinar la posición y la velocidad de una partícula a la vez en el mismo instante de tiempo. Claro, si aparece y desaparece continuamente ¿cómo lo vamos a hacer? Que lio.

¿Será una vida igual? ¿Un caos organizado en el cual no sabemos ni quienes somos ni donde vamos ni a que velocidad nos movemos? y que sin embargo parece perfectamente real, como los números o los puntos de inflexión, fáciles de ver y entender.

¿Serán los placeres de la vida la manera que tenemos de convivir con una realidad que no lo es?

1 comentario: