Aviso. Google obtendrá datos personales de las personas que lean este blog sin que yo pueda hacer nada para evitarlo. Se puede evitar usando una aplicación para el navegador, como Ghostery para Mozilla Firefox.

sábado, 20 de junio de 2015

PASTAFARIS



Algo bueno tenía que salir. De mi reciente desencuentro con Podemos, ha descubierto la existencia de parodias de la religión, como la del unicornio rosa invisible o el monstruo del espagueti volador. Estos últimos gustan de llamarse pastafaris. Es parte de un movimiento en los EEUU para defender la laicidad del Estado y de la educación pública, objetivos que comparto.

Reconozco que me han hecho sonreír. Una sonrisa triste. Ojalá los de Podemos hubieran elegido este camino, en vez de asaltar iglesias. Así hubieran tenido algún futuro. Esto es divertido e inteligente, como lo es el método de la reducción al absurdo. Es una manera eficaz y simpática de mostrar al adversario ideológico que, por el camino de la discusión racional, soy cien veces mejor que tu. Es una manera de usar los resortes que nos ofrece la democracia, libertad de expresión, de reunión, asociativa, etc para conseguir un fin. Una “misa” por el espagueti volador en el campus habría sido un método mucho mas eficaz, ilusionante, integrador, con futuro, que el asalto a una iglesia. No hay nada mejor que unas risas colectivas para enfrentarse al enemigo.

Lo de asaltar iglesias, símbolos o centros religiosos de cualquier confesión queda reducido pues al ámbito del fanatismo, del terrorismo y de Podemos. Una vez mas, en España, tenemos que mirar fuera para aprender a hacer las cosas bien. O es aún peor, miramos fuera... para fijarnos mas en los asesinos de Charlie Hebdo que en Charlie Hebdo mismo. En España pareciera que somos capaces de lo mejor y lo peor. Somos capaces de organizar un Podemos de la nada y asombrar al mundo con ello y somos capaces de destruirlo todo en un segundo con esa suerte de violencia que llevamos dentro.

Yo tengo mis creencias religiosas. Reconozco que no soy nada practicante últimamente pero las tengo. Yo soy pagano, de esos que creen que la Naturaleza es sagrada. No somos objetivo de los pastafaris, primero porque casi no existimos y segundo porque la gran mayoría de los paganos hoy en día están a favor de la laicidad del Estado. Sin embargo, me pongo a pensar en que pasaría si los paganos estuviéramos en el punto de mira de los pastafaris y me apetece el duelo. Me pondrían al límite intelectual. Quizás me sacarían de mis casillas, no lo se. Ni siquiera se que estrategia seguiría para enfrentarme a su humor inteligente. Supongo que mis mejores armas serían la humildad y la sinceridad. Desde luego, es un desafío. Ni siquiera podría describirlos como amenaza porque ¿quien en su sano juicio considera a un monstruo espagueti volador como amenaza? Pues los católicos, igual que yo, tendrían que enfrentarse a un adversario formidable.

Por pertenecer a una religión minoritaria, se lo importante que es la libertad religiosa. La libertad religiosa incluye el derecho a poder celebrar tus ritos religiosos sin que nadie te moleste ni sufrir ninguna consecuencia negativa por ello. Al entrar en la iglesia, atentaron contra este derecho, que es un derecho fundamental. Las personas que no entienden esto creo que incurren en un defecto de cultura democrática. Conseguir este derecho costó muchas vidas y mucho sufrimiento. Cuando se consiguió este derecho, era para todos, católicos y no católicos. Aquellos que entendieron que este derecho iba en contra de la iglesia católica se equivocaron profundamente. No era en contra de nadie, era para todos.

Aquellos que justifican o se desentienden de estos hechos en aras de objetivos a alcanzar se equivocan también. Parece ser que muchos piensan que el fin justifica los medios pero yo no comparto esto. Es lo que han venido haciendo los partidos tradicionales y a partir de ahora Podemos es uno mas, con su propia suciedad auto asumida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario