Aviso. Google obtendrá datos personales de las personas que lean este blog sin que yo pueda hacer nada para evitarlo. Se puede evitar usando una aplicación para el navegador, como Ghostery para Mozilla Firefox.

jueves, 23 de junio de 2016

Investigación pública

Somos unos 40 M de españoles. Pongamos 30 piezas dentales por persona. Hacen 1200 M de dientes. Pongamos que la mitad de ellos se estropean. 600 M de dientes. Pongamos mil euros por diente. 600 mil M de euros. Esta la cifra aproximada que maneja el negocio de la salud dental en España, solo en España. Es un negocio renovable, sostenible en el tiempo, porque las personas que mueren por las que nacen.
De esta cifra viven todas las clínicas dentales que existen en España con todos sus trabajadores mas las empresas biomédicas que proporcionan todo tipo de materiales relacionados con la salud dental. Hay muchas clínicas dentales pero apuesto a que el número de empresas que proporcionan materiales y técnicas es mas bien pequeño y son multinacionales. Debo investigar esto un poco mas porque me muevo en el terreno de la suposición aunque sea lógico pensarlo.
Digo todo esto porque ya me harté de que los dentistas me digan "límpiate los dientes" y cuando contesto que ya lo hago, me digan "pues lo haces mal, debes limpiarte mejor". Y a mi me ha venido a la cabeza eso de vivir por encima de nuestras posibilidades y me he enfadado. Y yo soy terrible cuando me enfado. A ver, que yo soy bioquímico, vale que nunca he ejercido como tal, pero lo soy. Mi boca es un desastre, desde siempre, desde que era un niño. Y ¡que cosas pasan! la de mi padre también.
Vale, acepto que cepillarse los dientes es una buena costumbre que tiene un papel en la conservación de las piezas dentales. Pero no es el único factor. Factores genéticos, metabólicos, incluso psicológicos ¿por qué no? pueden tener un papel también en la salud dental. A partir de ahora me referiré a este grupo de factores como "otros factores" en oposición al factor limpieza del que tanto nos hablan e insisten en ello. Porque de pronto me ha dado por pensar, esta insistencia en la limpieza ¿a que obedece?
Las empresas que proporcionan materiales para la salud dental tienen su propio presupuesto en I+D. Y de hecho, lo usan bien, hay nuevas técnicas y materiales apareciendo cada dia y que mejoran lo anterior. Todo ello, por supuesto, en el ámbito de su negocio que es el de reparar dientes.
La pregunta es ¿qué pasaría si no hiciera falta repararlos por ser sanos? Obvio, que se les acabó el negocio. La via de investigación que interesa al pueblo es la referida a todos esos "otros factores". Esta via de investigación nos llevaría a conocer como es el proceso de formación de los dientes en todos sus detalles y también a que cosas en ese proceso pueden funcionar mal y por tanto provocar la formación de dientes defectuosos que eventualmente pueden dañarse. Por ejemplo, si hay una via genética, hereditaria, de formación de dientes con tendencia a sufrir enfermedades, podría definirse esta alteración genética y tratarse en consecuencia.
La ciencia está preparada para ello. Existen las técnicas, el conocimiento y las personas preparadas para la tarea. Hay dos problemas. Uno, que es caro. Dos, que es lento.
Es muy caro. Solo la investigación en centros públicos de calidad puede encargarse del trabajo disponiendo de los fondos suficientes. Si no destinamos estos fondos públicos, esta investigación no puede hacerse. Además es lento, debemos pensar en un plazo de 10, 20 ó 30 años para ver los resultados en forma de terapias aplicables a la población. Por tanto, mas de una legislatura y mas de dos. Solo con un pacto nacional por la investigación que sobreviva a los vaivenes electorales puede hacerse esto.
Es necesario entender la importancia de destinar fondos a la investigación pública porque es la única que puede resolver los problemas. Además, para los profesionales, es un trabajo apasionante y tremendamente satisfactorio. Imaginad el orgullo de que alguien pueda decir, yo descubrí una técnica por la cual se redujo la aparición de caries dentales en un 50%. Si no se hace así, estos profesionales caerán en el pozo de la investigación privada porque serán las únicas ofertas de trabajo que reciban. En este ejemplo, las caries se perpetuarán hasta el infinito aunque se descubran nuevas técnicas para su tratamiento. Que es satisfactorio, pero no es lo mismo ni parecido.

lunes, 9 de mayo de 2016

Amor a la Naturaleza

Erase una vez una semilla en una fruta. La fruta cayó, se pudrió y la semilla germinó y creció hasta dar un nuevo árbol que a su vez dio nuevas frutas y nuevas semillas que germinaron y germinaron hasta llenar el valle azul de árboles rojos.
El pájaro de pico amarillo se alimentaba de los frutos de los árboles rojos en el valle azul. Pronto hubo pájaros de pico amarillo por doquier.
El halcón verde se alimentaba de los pájaros de pico amarillo. En el valle azul había colores, había música de los pájaros y ráfagas de color verde que cruzaban el cielo.
Y así fue durante muchos años. Hasta que un dia llego un filósofo y pensó "Que injusticia que disfrutemos de los halcones verdes cuando ellos se alimentan de pajaritos de pico amarillo. Es cruel disfrutar del sufrimiento ajeno" Los halcones verdes fueron expulsados del valle azul. Las ráfagas verdes dejaron de verse en el cielo, los picos amarillos aumentaron tanto que se comieron los frutos de todos los árboles rojos y al final desaparecieron. Todo el valle azul se llenó de árboles rojos hasta tal punto que los áboles murieron, no se sabe si de tristeza o de competir por el alimento de la tierra hasta que la tierra se convirtió en desierto.
Y el valle azul, rojo, amarillo y verde se convirtió en un desierto marrón.
Y así fue durante muchos años hasta que un dia cayó una fruta y germinó una semilla y creció un árbol rojo en el valle azul y volvieron los pájaros de pico amarillo y los halcones verdes.
Hasta que llegó un filósofo y pensó... no, afortunadamente esta vez no pensó, se sentó y disfrutó de los colores, disfrutó de la naturaleza tal cual es. Construyó una cabaña y vivió feliz en el valle azul, junto a los pájaros de pico amarillo, los árboles rojos y los halcones verdes.