Aviso. Google obtendrá datos personales de las personas que lean este blog sin que yo pueda hacer nada para evitarlo. Se puede evitar usando una aplicación para el navegador, como Ghostery para Mozilla Firefox.

lunes, 9 de mayo de 2016

Amor a la Naturaleza

Erase una vez una semilla en una fruta. La fruta cayó, se pudrió y la semilla germinó y creció hasta dar un nuevo árbol que a su vez dio nuevas frutas y nuevas semillas que germinaron y germinaron hasta llenar el valle azul de árboles rojos.
El pájaro de pico amarillo se alimentaba de los frutos de los árboles rojos en el valle azul. Pronto hubo pájaros de pico amarillo por doquier.
El halcón verde se alimentaba de los pájaros de pico amarillo. En el valle azul había colores, había música de los pájaros y ráfagas de color verde que cruzaban el cielo.
Y así fue durante muchos años. Hasta que un dia llego un filósofo y pensó "Que injusticia que disfrutemos de los halcones verdes cuando ellos se alimentan de pajaritos de pico amarillo. Es cruel disfrutar del sufrimiento ajeno" Los halcones verdes fueron expulsados del valle azul. Las ráfagas verdes dejaron de verse en el cielo, los picos amarillos aumentaron tanto que se comieron los frutos de todos los árboles rojos y al final desaparecieron. Todo el valle azul se llenó de árboles rojos hasta tal punto que los áboles murieron, no se sabe si de tristeza o de competir por el alimento de la tierra hasta que la tierra se convirtió en desierto.
Y el valle azul, rojo, amarillo y verde se convirtió en un desierto marrón.
Y así fue durante muchos años hasta que un dia cayó una fruta y germinó una semilla y creció un árbol rojo en el valle azul y volvieron los pájaros de pico amarillo y los halcones verdes.
Hasta que llegó un filósofo y pensó... no, afortunadamente esta vez no pensó, se sentó y disfrutó de los colores, disfrutó de la naturaleza tal cual es. Construyó una cabaña y vivió feliz en el valle azul, junto a los pájaros de pico amarillo, los árboles rojos y los halcones verdes.